Mantenimiento de su 4×4 II

Lunes, 15 Septiembre   

3. Sistema de refrigeración; resulta conveniente conocer el grado que puede soportar el anticongelante para sustituirlo. Si las temperaturas son altas, el aceite de motor debe ser de una mayor viscosidad, siendo el 20W-50 uno de los más apropiados. Es importante mantener este sistema limpio y observar que el radiador no tenga fugas. El anticongelante es conveniente sustituirlo por otro limpio y con características de antiebullente, ya que una de sus virtudes aparte de evitar estos extremos de temperatura, es la de actuar como agente anticorrosivo.

4. Caja de velocidades y el transfer; se recomienda retirar el aceite de invierno y cambiarlo por uno de mayor viscosidad. En los diferenciales se puede aprovechar el SAE 90, pero tampoco está de más un 80W-140. El filtro de aire se debe revisar con más regularidad, ya que el polvo es uno de nuestros peores enemigos. El filtro de gasolina también se tiene que sustituir antes de lo normal.

5. Neumáticos, tanto en verano como en invierno siempre se debe llevar un control de la presión, el estado de la banda de rodadura, su desgaste y los flancos u hombros, ya que han podido sufrir el “mordisco” de alguna piedra. Existen de diferentes tipos de llantas; para uso mixto (Off Road / carretera) y modelos específicos para Off Road. Si llegamos a utilizar un neumático que no sea el adecuado, como consecuencia perderemos tracción en campo y seguridad en carretera, aparte de un desgaste excesivo de los mismos.

6. Suspensión; el único punto a revisar son los amortiguadores, se les puede hacer un chequeo sobre el terreno y observar que no tengan manchas de aceite (posible daño) o estén flojos. Esto se puede realizar mediante el sistema de presionar sobre las salpicaderas de cada rueda, y observando si se producen balanceos u oscilaciones sucesivas, o si opone resistencia a la compresión, ambos son síntomas de amortiguadores defectuosos.

Otros puntos de verificación de nuestra 4×4 son; los hules de las puertas, los limpiaparabrisas, el estado de la carrocería (bajos, lámina y pintura), el lubricante del motor y la transmisión y líquido de frenos, entre otros.